>

Revista Voces

Nació pobre, nació discreta, nació casi fuera de tiempo.

Como muchos de los sueños universitarios, la iniciativa de alumnos y maestros de tener una publicación en donde pudieran hacerse escuchar —más allá de las aulas—, nuestra revista VOCES, nació pobre. Muchos sueños, sí, pero pocos recursos. Se hicieron los esfuerzos necesarios para lograr una publicación que, en principio, aparecería dos veces al año y quedaría para el futuro ver si era posible hacerla más frecuente.

También nació discreta, con unos cientos de ejemplares que fueron utilizados para empezar a difundirla. La sociedad de alumnos de la escuela de Teología de la Universidad Intercontinental, puso mucho empeño en ir a presentarla y llevarla no sólo a otras escuelas de la universidad, sino a otros lugares en donde pudiera suscitar algún interés. Algo se logró en esa primera época, a pesar de que se nos decía que las publicaciones universitarias eran de poca duración, pues el ánimo decaería seguramente después de unos cuantos semestres. VOCES ha corrido con mejor suerte pues se acerca ya a su XXV aniversario contra viento y marea.

También nació un poco fuera de tiempo ya que el empeño de los estudiantes y la disponibilidad de nosotros que iniciábamos en la dirección de la escuela, le dieron luz verde al primer número, no al principio del año, como sería de esperar, sino casi a fin del semestre de otoño, hacia el mes de octubre, pues se quería conmemorar así los 500 años del inicio de la gesta evangelizadora, con sus encuentros y desencuentros. 1992, que en nuestra memoria parece tan cercano y tan lejano.

El nombre salió de una reunión de maestros y alumnos que tomábamos parte activa en la preparación de la publicación. Nos pareció muy bien poderla llamar VOCES, porque después de todo, lo que más deseábamos era crear un espacio donde las voces de teólogos, estudiantes de teología y misioneros pudieran hacerse escuchar.

Después de algunos años, al ver que la cosa parecía seguir en serio, se buscó su registro y ahí se nos pidió extender el nombre, para evitar confusiones con otras publicaciones con títulos semejantes. Así vino a llamarse “VOCES. DIÁLOGO MISIONERO CONTEMPORÁNEO”.

Entonces no se soñaba en nuestro medio en tener publicaciones electrónicas. Sin embargo ahora es algo tan común que parece justo dar ese paso.

Agradecemos al Mtro. Arturo Rocha Cortés, actual editor, la oportunidad que nos brinda, como director fundador de VOCES para hacer esta breve presentación de la misma, augurándole muchos años más de vida y mucho éxito en recoger las voces de aquellos a quienes se ha tenido siempre en mente: las mujeres y los hombres de fe que se dedican al quehacer teológico, como investigadores, docentes o estudiantes, y también los que ejercen en el campo la actividad misionera que ha inspirado y sostenido los ideales de la Universidad Intercontinental desde sus inicios.

Pbro. Mtro. Sergio César Espinosa G., mg
Fundador

voces 35
voces 36
voces 37
voces 38
voces 39
voces 40
voces 41
voces 40
voces 43
voces 40
voces 40
Website Security Test